jueves, 15 de septiembre de 2011

¡ Has oído el canto de ese pájaro?




El discípulo se quejaba constantemente a su Maestro Zen: «No haces más que ocultarme el secreto último del Zen». Y se resistía a creer las consiguientes negativas del Maestro. 
Un día, el Maestro se lo llevó a pasear con él por el monte. Mientras paseaban, oyeron cantar a un pájaro.


«¿Has oído el canto de ese pájaro?», le preguntó el Maestro. 
«Sí», respondió el discípulo. 
«Bien; ahora ya sabes que no te he estado ocultando nada». 
«Sí», asintió. el discípulo. 


Si realmente has oído cantar a un pájaro, si realmente has visto un árbol..., deberías saber (más allá de las palabras y los conceptos). 


¿Qué dices? ¿Que has oído cantar a docenas de pájaros y has visto centenares de árboles? Ya. Pero lo que has visto ¿era el árbol o su descripción? 


Cuando miras un árbol y ves un árbol, no has visto realmente el árbol. Cuando miras un árbol y ves un milagro, entonces, por fin, has visto un árbol. ¿Alguna vez tu corazón se ha llenado de muda admiración cuando has oído el canto de un pájaro? 

1 comentario:

  1. muy hermoso relato nos dejas Andrea hermosa reflexion!!! gracias :D

    ResponderEliminar